Es parte de un programa del Ministerio de Educación para fortalecer el hábito de la lectura. Llegarán libros a más de 3 millones de chicos de 18 mil escuelas.

El Ministerio de Educación anunció un programa a partir del cual repartirá más de siete millones de libros a alumnos de nivel primario de todo el país, con el objetivo de “fortalecer el vínculo pedagógico de niñas y niños” con el hábito de la lectura.

El programa «Libros para Aprender» fue aprobado el martes pasado durante la 114 sesión del Consejo Federal de Educación e incluirá textos para Matemática, Prácticas del Lenguaje y una publicación de áreas integradas de acuerdo con la selección hecha por cada jurisdicción.

La iniciativa prevé distribuir 7.171.652 libros para 3.577.464 estudiantes del nivel primario que cursan en 18.849 escuelas primarias públicas de gestión estatal, privadas de cuota cero y privadas de oferta única.

Además se contempla la entrega de libros para los docentes.

El ministro de Educación, Jaime Perczyk, aseguró que en este «contexto de crisis, la única manera de salir es con más inversión es en educación. Los libros de texto ayudan a organizar el proceso de enseñanza y aprendizaje y permiten jerarquizar y profundizar el trabajo con ciertos contenidos». El programa prevé una inversión en materiales de 5.200 millones de pesos.

«Por eso, estamos lanzando este programa como una forma de federalizar las políticas educativas y garantizar el derecho a una educación de calidad de niñas, niños y jóvenes de todo el país”, sostuvo Perczyk.

Qué libros recibirán los chicos

Cada alumno recibirá de forma individual el material para que pueda llevarlo de la escuela a su casa y viceversa. De este modo, «se optimiza el tiempo de trabajo en el aula y permite la continuidad del trabajo pedagógico en los hogares, al tiempo que facilita a las familias el acompañamiento de las y los estudiantes en las diferentes trayectorias educativas, respetando tiempos y estilos», precisó la cartera.

La selección de libros fue realizada por la Comisión Asesora Nacional (CAN), conformada por especialistas de las 24 jurisdicciones, que realizó la recomendación de los títulos y la Comisión Asesora Provincial (CAP), conformada en cada jurisdicción, seleccionó una serie de títulos entre los recomendados.

La cartera puntualizó que «esta política de distribución de libros con modalidad uno a uno ayuda a sostener a 1.200 trabajadores en relación de dependencia y 1.300 colaboradores profesionales contratados al año en la industria editorial».