El gobernador jujeño, Gerardo Morales, habló con LA GACETA a una semana de las elecciones en su provincia. Según el secretario general de la Unión Cívica Radical, la alianza de Juntos por el Cambio está dominada por el Pro que carece de institucionalidad. “Siempre pienso al radicalismo dentro de Juntos por el Cambio, pero creo que hay que fortalecerlo y ampliarlo”, dijo y ratificó sus deseos de ser candidato a presidente en 2023. Desde hace semanas que el primer mandatario jujeño encabeza los titulares en las secciones de política de los diarios del país con sus declaraciones sobre las internas de la coalición por la que fue elegido como gobernador que hoy s e muestra como la oposición más extrema al gobierno nacional.

– Anunció hace poco su pretensión de ser candidato presidencial en 2023 ¿disputará el liderazgo con Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta o finalmente la UCR tendrá un candidato propio?

– Yo deseo un candidato propio del radicalismo para el 2023. Ese es el primer objetivo porque creo que el radicalismo aportará un plan de gobierno y una reposicionamiento de la coalición. Yo quiero ser presidente. No lo escondo, pero en la medida en que no se ponga en riesgo a la coalición ni al radicalismo porque debe ir quien más mida y quien tenga un plan con un mensaje claro a la sociedad. Me gustaría liderar eso, es un anhelo, pero la prioridad es que alguien del radicalismo gobierne Argentina y que JxC se abra no hacia derecha, sino al progresismo. Juntos por el Cambio (JxC, alianza formada por fuerzas como Propuesta Republicana, Unión Cívica Radical, Coalición Cívica ARI y Peronismo Republicano) se está desdibujando en una pelea de egos y de liderazgos de dirigentes del Pro que están enredados como en una telenovela. Que te quiero que no te quiero, que si lidero o no lidero y eso nos hace mal y vacía de contenido a la alianza. Siempre pienso al radicalismo dentro de Juntos por el Cambio pero creo que hay que fortalecerlo y ampliarlo. Hay que hablar con Margarita Stolbizer (partido Gen) con el socialismo y algunos sectores del peronismo para ver qué ideas tienen. No comparto con sumar a José Luis Espert (Unite por la libertad y la dignidad) o a los sectores de ultraderecha como a Ricardo Bussi de Tucumán. El PRO avanzó unilateralmente sumándolos y eso confunde aún más. Por eso el radicalismo es la gran apuesta a dotar de contenido a JxC.

-¿Así llega Facundo Manes como candidato en Buenos Aires?

– Ahora lo incorporamos a Manes, neurólogo y científico, quien es radical desde Raúl Alfonsín. Él ha sido muy claro y quiere participar si hay un radicalismo bien parado y dispuesto como en 1983 en donde el desafío era recuperar la democracia. Hoy el desafío es otro: recuperar la República, las instituciones, la economía en la vida y el desarrollo científico y tecnológico como apuesta. Todo el radicalismo esta encolumnado en apoyar a Manes en Buenos Aires. Después no sé qué va pasar.

– ¿Quién cree que debe conducir a Juntos por el Cambio: Macri, Larreta o Patricia Bullrich?

– JxC debe ser conducido por una mesa horizontal. El Pro debe ponerse de acuerdo porque tienen una pelea en eso. Nosotros somos más organizados. Yo tengo diferencias con Alfredo Cornejo (presidente de la UCR), pero el presidente es él y se sienta en nombre de todos nosotros. Después discutiremos hacia adentro. En el Pro hay un problema de egos, de liderazgo que son situaciones lógicas cuando un partido crece, pero carece de institucionalidad. A los radicales nos critican porque dicen que nos gustan las internas, pero tenemos más institucionalidad. Por eso digo que JxC debe abrirse no a la derecha sino al progresismo, hacia a sectores del peronismo que son importantes y que conocen de gestión y comparten el pensamiento con nosotros.

-Compartió con Alberto Fernández los homenajes a Güemes en Salta, ¿cuál es su relación con el Presidente?

– Tengo una buena relación con el Presidente, la relación correcta e institucional entre un gobernador y un Presidente. No quiero complicarlo mucho si digo que estamos bien porque los sectores ultra kirchneristas le van a hacer la vida imposible. Más le hacen la vida imposible los propios que los ajenos al presidente.

– ¿Quién cree que gobierna el país, Alberto Fernández o la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner?

– No, esa es una interna del Frente de Todos. Yo lo único que le digo es que quiero un país conducido por quien haya ganado las elecciones, esté de acuerdo o no. Es un deseo y todo lo que pueda hacer para fortalecer eso, aún siendo de otra fuerza política, lo haré. Creo que el país debe salir de la confrontación permanente porque no hay destino entre los argentinos. El 80% o el 90% de la gente quiere soluciones; lo otro es un debate entre nosotros.

– ¿Piensa que la oposición puede triunfar en Buenos Aires en las próximas elecciones?

– Sí, todo es posible aunque no es fácil. Con Facundo Manes podemos ganar. Él también dijo que quiere ser presidente y mí me gusta mucho que quiera porque tiene una buena idea de país; conoce, es una persona estudiosa. Me gustaría que gane ahora las elecciones y que sea candidato a presidente; sería un honor.

– ¿Cree que el manejo de la pandemia pesará más en el ciudadano o la situación económica a la hora de poner el voto?

– No sé si pesará el manejo de la pandemia. ¿Echarle la culpa a quién? Creo que hoy todos saben que la pandemia tiene que ver con la responsabilidad individual y colectiva porque la mayor cantidad de contagios se dan por las reuniones sociales. La gente sabe que hay una cuota de responsabilidad aunque podrá verse mejor o peor la organización del sistema de salud en cada provincia y en el país. Creo que sí van a pesar más los aumentos de precios, que cierren todo y no se puedan pagar los sueldos, impuestos o que no se pueda trabajar. Creo que eso es más importante.